¡Los podcasts están con todo! Bueno, en realidad… nunca se fueron. La cosa es que hoy en día este formato es más popular que nunca, hay muchas razones, pero quizás la mejor de todas es que todo mundo puede hacer un podcast, y nunca ha sido tan fácil como ahora sintonizar a tu podcaster favorito para escuchar los temas que a ti te encantan. 

Recuerdo la primera vez que alguien me puso una canción vía streaming en Spotify. Iba en el coche con unos amigos y uno de ellos conectó su celular al auxiliar del auto, me preguntó qué era lo que quería escuchar, y simplemente comenzó a sonar mi canción. Yo no lo podía creer. “¿Cuántos datos te está consumiendo eso?” Pregunté absolutamente impresionado. “La verdad es que no muchos”, me contestó mi amigo. De ahí en adelante, poder sintonizar una canción o un programa tipo podcast (sin haberlo descargado previamente) se volvería parte de la vida diaria. Hoy parece ridículo este asombro, pero en retrospectiva, los datos móviles han permitido que vivamos una era dorada para el consumo y la producción de información en tiempo real. 

La ventaja del podcast es que se trata de un formato que ocupa muy pocos datos y que puede alojar programas o audiolibros verdaderamente largos sin necesidad de una conexión wi-fi. Además, la facilidad para subir videos de mayor duración a YouTube ha provocado en los últimos años que muchos influencers o personajes públicos distribuyan sus contenidos en formato video (muchas veces llamados Vlogs), o en formato audio (vía podcast). 

Lo que más me gusta de este formato es su carácter democrático, todo mundo puede conducir un podcast sobre su tema favorito, y desde la comodidad de su casa. Lo puedes hacer por gusto, para generar una comunidad, o incluso por abrir un nuevo canal de marketing o darle exposición a tu proyecto o marca. ¡Todo se vale! 

A continuación, te damos 5 secretos totalmente necesarios si estás considerando arrancar tu podcast desde cero:

  1. Periodicidad: Si vas a hacer un programa que tenga seguidores, tendrás que postear de forma regular. Los algoritmos de YouTube y Spotify promocionan más y le dan preferencia a aquellos generadores de contenido que suben programas frecuentemente. Además, querrás que la gente sepa cuándo puede esperar un nuevo episodio de tu programa, ¡no los dejes colgando en el aire!
  1. Ajústate a un presupuesto: Hoy en día hay equipo e instrumentos tan variados como te puedas imaginar. Desde lo más económico hasta lo más caro. Procura empezar con lo que tengas en casa (incluso con el micrófono de tu teléfono, suelen ser bastante buenos). Muchos hasta forran sus paredes con cartón de huevo –en vez de espuma acústica–para reducir el eco de su estudio de grabación. ¡Usa tu imaginación! A veces las limitantes te obligan a ser más ingenioso/a.
  1. Consigue un hosting: Si quieres subir tu podcast a una plataforma como Spotify o Soundcloud, tendrás que obtener una cuenta en un sitio de hosting. Esto es el equivalente a un “hogar” en donde habitará tu podcast, una dirección que tendrá tu programa en internet, si así lo quieres. La idea es que todos tus episodios se suban a ese “hogar”, y que con la dirección que te dé el hosting (algo así como la dirección de tu casa, también llamada “RSS Feed”), podrás indicarle a Spotify, Soundcloud u otros que vayan jalando todos los episodios más recientes cada que los vas subiendo, a modo de que tus seguidores no se pierdan ninguno de tus programas. 
  1. ¡Sé tú mismo!: Algo muy importante para conectar con tu audiencia es relajarte, disfrutar el proceso y platicar sobre algo que te dé gusto. Los mejores podcasts son aquellos en donde el conductor o conductora hablan con naturalidad y hacen que sus invitados (si es que los hay) se sientan como en casa. Piensa en cuáles son tus programas favoritos y pregúntate qué es lo que los hace especiales y aplícalo a tu podcast. Da miedo al principio, pero entre más lo hagas, verás que irás perdiendo el miedo y que todo se irá aclarando. Además, hacer un podcast se ve cada vez más disfrutable.
  1. Consigue un buen editor de audio: Allá afuera hay muchísimos recursos y softwares para editar tus programas. Algunos son gratuitos y otros cobran por descarga. La idea es que escojas aquellos con los que te sientas cómodo. Sin embargo, programas como Audacity (gratis y de código abierto) y Soundtrap (apoyado por Spotify, pero es con cobro) pueden ser grandes alternativas si estás empezando en ceros y no sabes nada de edición de audio. 
  1. Y un bonus: ¡Ten cuidado con el copyright! El internet puede ser un lugar muy democrático, pero eso no quiere decir que podamos usar toda la música, películas o efectos sonoros que encontremos en la red. Incluso si es para efectos demostrativos. Hace unos años era mucho más fácil publicar programas sobre música o cine sin que se vetaran (hoy en día se puede seguir haciendo pero hay ciertas limitantes, como el no poder monetizar esos contenidos si usamos demasiadas producciones que no sean de nuestra autoría). 

Asegúrate de usar música que esté libre de derechos de autor, para ello puedes disponer de colecciones como Audio Library o muchas de las playlists gratuitas que hay en Soundcloud. Solo asegúrate de leer con cuidado los términos y condiciones antes de publicar, para que le des el crédito adecuado al autor o autores de la música que estés utilizando. Así, todos quedan felices y todos ganan. 

Si esto es algo que te interesa, te recomendamos que le eches un ojo al curso Como hacer un podcast desde cero con Ricardo Salas. En este programa, Ricardo te lleva de la mano para que entiendas todo lo que hay detrás de este tipo de formatos, y puedas lanzar tu propio podcast como todo un profesional de la voz. ¿Qué esperas? ¡Nos vemos en clase con Codeyssey!

¿Listo para ser una estrella de los podcasts? ¡Con este curso puedes hacer tu propio programa desde cero!